La popularidad del consumo y la producción en masa está desapareciendo. Ahora, las marcas que importan son aquellas que hacen que la gente sienta que sus productos están diseñados sólo para ellos.

El mercado está repleto de nuevas tecnologías e innovaciones, más empresas compiten entre sí y, por lo tanto, la personalización se ha convertido en una táctica tan importante que ayuda a las marcas a diferenciarse. GlobalWebIndex mencionó que el 34% de las personas promocionarían la marca si su contenido fuera relevante para sus intereses. Las personas valoran las conexiones, por lo tanto, las empresas que establecen relaciones con éxito y desencadenan emociones,  manteniéndose así conectadas con sus clientes. 

La creatividad es también algo que ayuda a lograr la eficacia. Hoy en día, hay muchas más empresas además de Google, Netflix y Amazon que utilizan tácticas de personalización. Por ejemplo, en 2011, Coca-Cola lanzó su eficaz campaña "Share a Coke" en Australia y en 2014 en Estados Unidos. Las botellas se personalizaron con nombres, lo que hizo que el producto se relacionara más con los individuos. Esto fue un éxito para Coca-Cola debido al impacto del boca a boca. La gente empezó a hablar de ello, compartiendo fotos en plataformas de medios sociales porque era algo emocionante, personal y original. Además, la compañía no había gastado mucho presupuesto en ello. Además, en 2017, Coca-Cola decidió ampliar su éxito y hacer lo mismo con los apellidos, haciéndolo aún más personal. Evan Holod, el director de marca, dijo: - "Es una gran manera de llegar más lejos."

Social Media

Esto demuestra que la importancia de la personalización también se aplica a las redes sociales. Instagram ha superado a Snapchat, por ejemplo, en parte porque empezó a personalizar los feeds de las personas mostrando un contenido similar al que usaban los individuos antes. Sin embargo, a pesar de su eficacia, tiene que haber un equilibrio entre "Puede que te resulte útil" y "te estamos observando". Pero no olvidemos que necesitamos adaptar el producto a nuestros clientes, por lo tanto las empresas tienen que saber exactamente a quién dirigirse. Por ejemplo, algunas personas buscarían la singularidad, otras la novedad de la variedad y otras el carácter social.  

En resumen, la personalización, si se hace bien, puede ser un gran activo para una marca al crear significados profundos, relevancia y conexiones.