La Singularidad, también conocida como Singularidad Tecnológica, se define como "el surgimiento de máquinas superinteligentes con capacidades que no pueden ser predecidas por los humanos".

El término fue acuñado por el escritor de ciencia ficción Vernor Vinge en el ensayo "The Coming Technological Singularity" y popularizado por Ray Kurzweil en su libro "The Singularity is near" de 2005.  Vinge adelanta la idea de que el surgimiento de una superinteligencia continuaría actualizándose y creciendo a un ritmo incomprensible.

El matemático John von Neumann escribió en la década de 1950 que el avance tecnológico llevará al desarrollo de la superinteligencia que cambiará fundamentalmente la vida tal como la conocemos. En 1965, I.J. Good escribió sobre "una explosión inteligente que superará con creces las capacidades intelectuales de los hombres, por muy inteligentes que sean".

El crecimiento exponencial de la tecnología informática descrito por la ley de Moore se cita a menudo como la razón para esperar que la singularidad esté cerca. La ley de Moore surge de la observación de que el número de transistores por pulgada cuadrada en los circuitos integrados se ha duplicado cada año desde que se inventó el circuito integrado. La ley sugiere que si la primera duplicación de la velocidad tomara dieciocho meses, la siguiente tomaría nueve meses, los siguientes cuatro meses y así sucesivamente hacia una velocidad de singularidad. En pocas palabras, a medida que avanza la tecnología, las máquinas se vuelven más inteligentes y son capaces de resolver problemas cada vez más complejos. Estas máquinas superinteligentes se desarrollarán tanto que diseñarán mejores máquinas o simplemente se reescribirán para volverse más inteligentes.

artificial_inteligence_opinno

Los beneficios potenciales de la Inteligencia General Artificial (IAG) son notables: la erradicación de la pobreza, la prolongación de la esperanza de vida y la erradicación de enfermedades. El sociólogo William Sims Bainbridge escribe sobre la inmortalidad cibernética, la posibilidad de experimentar una eternidad espiritual que persiste mucho después de que nos hayamos ido, cargando registros digitales de nuestros pensamientos y sentimientos en sistemas de almacenamiento perpetuos.

La extensión de la vida es parte de un movimiento social y filosófico llamado transhumanismo. El principal argumento a favor de este movimiento es que los seres humanos son seres en evolución que deberían utilizar la tecnología para mejorar sus capacidades físicas y cognitivas.

Nick Bostrom escribe en su libro "Superintelligence" que una vez que las máquinas superan al intelecto humano, pueden decidir destruir a los humanos extremadamente rápido. El futuro será transformado por la tecnología, pero los humanos no estarán aquí para verlo.