Muchos vendedores todavía están luchando para entender lo que es el neuromarketing, ya que implica un amplio campo de con respecto a la comprensión de cómo funciona el cerebro.

Para obtener una mejor comprensión, el neuromarketing es el campo que involucra la investigación basada en el cerebro para los anuncios y mensajes de marketing cotidianos. Esto hace que las campañas de neuromarketing sean más intensivas en personas, ya que se centran en la actividad cerebral, mientras que el marketing típico suele tomar decisiones basadas en grupos focales, encuestas y registros. Para apoyar, Francis Crick, el Premio Nobel, lo llamó una hipótesis asombrosa: referirse a la idea de que todos nuestros sentimientos, pensamientos y acciones (incluso la conciencia) son el producto de la actividad neuronal.

La gente antes ni siquiera pensaría que el cerebro podría ser estudiado y que todas nuestras acciones y comportamientos podrían predecirse y aún más, manipularse. Por ejemplo, la respuesta verbal a "¿Te gusta el producto? Incluso si la gente no quiere mentir, muy a menudo se esfuerza por articular correctamente lo que está pensando. Por lo tanto, los analistas de neuromarketing se centran más en la respuesta del cerebro que en respuestas simples basadas en encuestas.

Veamos el desafío de Pepsi para demostrar los hallazgos del estudio en ejemplos de la vida real.  

Si la mayoría prefiere Pepsi a la Coca-Cola, ¿por qué la Coca-Cola sigue eclipsando a Pepsi?

Con la esperanza de responder a esta pregunta, Montague creó un famoso Pepsi Challenge con el que muchos de ustedes podrían estar familiarizados, una prueba de sabor ciego que anima a los clientes a elegir entre Coca-Cola y Pepsi sin conocer la marca, basando su decisión únicamente en el sabor que más les gusta. 

Coca cola expression

Al principio, cerca de la mitad de los participantes dijeron que preferían Pepsi; sin embargo, cuando Montague reveló qué muestras eran de Coca-Cola, las preferencias cambiaron a tres a uno a favor de la Coca-Cola. Después de eso, Montague concluyó que esto se debía al hecho de que el cerebro estaba recordando imágenes de los comerciales, conectando las emociones con las marcas es lo que hizo que las reacciones primaran sobre la calidad real del producto. Después de esto, los profesionales del marketing entendieron la importancia de los sentimientos de las personas y hasta ahora, los dispositivos sensoriales se utilizan comúnmente en la publicidad para evocar recuerdos y desencadenar emociones (por ejemplo, la vista, el olfato, el oído, el tacto). 

A pesar de los excelentes resultados de lo que el neuromarketing es capaz, todavía existen algunas dudas sobre su efectividad, la principal crítica es que el mundo no es un laboratorio y es difícil enfocarse en algo a lo que pocos tienen acceso y es difícil traducir estos hallazgos en campañas de marketing. Por lo tanto, no siempre es correcto extraer definiciones y estadísticas de lo que hace feliz a la gente y de lo que la impulsa a comprar productos o elegir ciertos servicios, ya que puede llevar a conclusiones erróneas.

A primera vista, cualquiera de estas nuevas oportunidades puede parecer especialmente arriesgada para las organizaciones. Siempre da miedo desviarse del camino de base de los negocios, pero en el clima actual, donde las industrias y las tecnologías convergen rápidamente, esto puede ser exactamente lo que una organización necesita para superar su rendimiento.

El ejemplo de Pepsi Challenge demuestra la diferencia real entre lo que la gente dice que son sus preferencias y lo que realmente les gusta. Estos hallazgos pueden tener un impacto dramático en las futuras ventas de marketing y en la estabilidad.