Liderazgo es la capacidad de pensar estratégicamente, de ejecutar una visión corporativa, personal, comunitaria o nacional.

No obstante, se trata de la capacidad de crear e inspirar a los equipos para que trabajen junto con el liderazgo a fin de lograr un objetivo común.

Etimológicamente, el verbo "to lead" tiene su origen en la palabra antigua "lædan", que significa "causa para ir con uno mismo; marchar a la cabeza, ir delante como guía, acompañar y mostrar el camino; seguir adelante".

A menudo se ha confundido el liderazgo con la gestión. Las dos disciplinas son complementarias pero no intercambiables. La gestión consiste en organizar procesos, programas y datos, mientras que los líderes tienen una visión clara de lo que quieren lograr y de cómo lograrlo. Construyen el seguimiento, el compromiso y dirigen a las organizaciones en la dirección correcta.

Aquí está nuestra lista con las cinco habilidades y cualidades que los líderes deben poseer:

1. Los verdaderos líderes se ponen al servicio de los demás. Para citar a Simon Sinek, "el liderazgo no se trata de estar a cargo, sino de cuidar de los que están a tu cargo".

La idea de líder-sirviente se origina en un libro de Robert K. Greenleaf, quien desarrolló la teoría mientras trabajaba como ejecutivo en AT&T. En "Liderazgo de servicio, un viaje a la naturaleza del poder legítimo y la grandeza", creó una prueba de liderazgo que incluye las siguientes preguntas: ¿Crecen los que sirven como personas? ¿Se vuelven más sanos, más sabios, más autónomos y más propensos a servir a los demás? Llamó a esta técnica una nueva ética de trabajo y enfatizó el hecho de que los lugares de trabajo existen para dar trabajo significativo a los empleados tanto como existen para proporcionar un gran servicio y productos a los demás.

leaders_innovation_communication_impact_opinno

2. Los líderes facilitan la innovación. Debido a que tienen un sentido de la perspectiva y pueden visualizar la línea de tiempo de un proyecto, saben cuándo y cómo interferir para infundir pasión y confianza en los miembros del equipo, facilitar el acceso a los recursos, solucionar una crisis de comunicación y hacer que todo funcione sin problemas.  

Las empresas necesitan líderes. Hay muchos directivos que influyen en la vida de sus empleados con las decisiones que toman, pero carecen de seguidores, no inspiran a los equipos para que los sigan y el nivel de innovación de la empresa se resiente.

Mckinsey llevó a cabo un estudio sobre culturas empresariales innovadoras en el que participaron 600 altos ejecutivos, mandos intermedios y profesionales de muchas industrias. El estudio concluye que los dos factores principales que influyen en el nivel de innovación de una empresa son los líderes fuertes que fomentan la innovación y los ejecutivos que dedican su tiempo a gestionarla e impulsarla activamente.

3. El valor es uno de los rasgos más importantes del liderazgo. Los líderes son los que se atreven a ir primero, a probar cosas nuevas, a fracasar. Sin coraje, nadie puede hacer la diferencia. En ausencia de coraje, nadie puede abrir una conversación que conduzca al cambio. Valor significa presentarse con vulnerabilidades e imperfecciones. El valor no consiste en usar armadura para protegerse del miedo. Es más bien actuar ante el miedo. Especialmente en tiempos de cambio, los líderes deben atreverse a asumir riesgos.

4. La perseverancia se asocia a menudo con líderes excepcionales. Requiere un enfoque a largo plazo y pasión por los objetivos a largo plazo y los grandes logros. Las investigaciones demuestran que los mejores tienen que acumular al menos diez años de práctica antes de alcanzar el estatus de "expertos". En "Outliers: the story of success", Malcolm Gladwell escribe sobre la regla de las 10.000 horas. El principio fue confirmado por Simon and Rule en 1973 sobre los jugadores de ajedrez que han alcanzado el nivel más alto en su campo. Lo mismo ocurre con los mejores intérpretes, actores, matemáticos, escritores, músicos. La persistencia y la práctica enfocada predicen un alto rendimiento.

5. Los verdaderos líderes son confiables y dignos de confianza. Empoderan a las personas para que encuentren su propia manera de realizar un trabajo significativo. Permitir que la gente asuma la responsabilidad de sus proyectos hace que se sientan confiables y valorados, lo que sólo aumentará su participación en el equipo. Los grandes líderes practican lo que predican. Si quieren que se les tome en serio, tienen que ser muy claros. Si esperan que otros admitan errores, tienen que hacer lo mismo. Si hablan de equilibrio entre la vida laboral y la vida privada, tienen que ser un ejemplo de ello. Y no por último, los verdaderos líderes tienen que ser el cambio que quieren ver en los demás. Aconsejan, enseñan, entrenan, inculcan valores de liderazgo en otros para que puedan aprender a habitar el rol y convertirse en líderes ellos mismos.

En conclusión, los líderes deben estar siempre al servicio de los demás, como facilitadores de la innovación. Su grandeza se construye sobre el valor, la perseverancia y la confianza. Sin embargo, cualquiera que esté interesado en contribuir al éxito y bienestar de otras personas puede llamarse a sí mismo líder. No se requieren títulos.